Icod el Alto fue uno de los primeros lugares donde fueron sembradas estas papas y pasados cinco siglos, gracias a la labor de los agricultores y agricultoras de la zona aún podemos disfrutar de este valioso producto.

En la actualidad, en Icod el Alto hay un buen número de variedades que podríamos considerar muy antiguas, de gran valor patrimonial y gastronómico. Las conocidas papas bonitas: coloradas, blancas, llagadas, ojo perdiz y negras y las azucenas blancas y negras, además de otras variedades que, aunque actualmente no se cultiven, debido a su escaso interés comercial no dejan de tener su importancia: colorada de baga, terrentas, pelucas, borrallas, etc.

Son los propios agricultores los que garantizan la conservación de estas variedades locales a través de la producción de semillas y por medio del intercambio entre diferentes zonas de la isla de Tenerife, o incluso entre diferentes tipos de suelo y condiciones climáticas en una misma zona.

En Icod el Alto las "Papas Bonitas" se cultivan en régimen de secano, por lo que, al depender de las condiciones climáticas de la producciones varían de un año a otro de manera considerable.

Estas papas se siembran en Enero y el ciclo de cultivo es de 5-6 meses. Cosechándose durante el mes de Julio. Por su sensibilidad a los productos fitosanitarios a su exigencia en abonos orgánicos y constantes laborales durante su ciclo de cultivo la producción de esta papa lleva aparejado mucha mas dedicación que otras variedades comerciales.